lunes, 21 de agosto de 2017

Gofres rellenos

Nunca me planteé hacer gofres, no tenía gofrera y me parecía algo muy pesado, no les veía la gracia. Pero eso cambio cuando Sandra publicó sus recetas tenían una pinta de muerte y además descubrí que se podían hacer rellenos, nunca se me había ocurrido.
Cuando conseguí una sandwichera/tostador/gofrera busqué de nuevo la receta, quería gofres rellenos.

Sandra ya advertía  que rellenarlos de mermelada no era buena idea porque se salía todo y ponía la gofrera pringosa, pero como no se escarmentar en cabeza ajena los hice con mermelada. Puse muy poquita pero aún así quedó poca dentro del gofre y se debió multiplicar porque la gofrera y la encimera estaba.....

No contenta con pringarlo todo de mermelada, y después de gastar una buena dosis de paciencia limpiando, probé suerte con dulce de leche y ......todavía peor, os dejo foto para que os hagáis una idea.


También probé con crema de chocolate y avellanas, y con eso no hubo problema, la crema se quedó dentro pero queda dura y no era lo que mas me apetecía por eso acabé utilizando la masa en pegote y haciéndolos sencillos.


Ingredientes

Primera masa
450 gramos de harina todo uso ( yo utilicé la azul de Mercadona)
7 gramos de levadura de panadera seca (1 sobre)
250 ml de leche (yo sin lactosa)
1 huevo

Para añadir a la primera masa después de reposar 1 hora
100 gramos de harina todo uso ( yo utilicé la azul de Mercadona)
150 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (yo sin lactosa)
10 gramos de sal
100 gramos de azúcar
1 sobre de azúcar vainillado

Preparación
Mezclar y amasar los ingredientes de la primera masa, y déjala reposar durante una hora tapada.
Añadir el resto de ingredientes a la primera masa, volver a amasar y dejar reposar otros 30 minutos tapada.
Repartir en porciones de 80 gramos (salen 14)

Si queréis hacerlos normales aplastar un poco las bolas y ponerlas en la gofrera caliente, en poco mas de dos minutos cogen color y están listos.

Para hacerlos rellenos, corta un rectángulo de papel de horno el doble de grande que el tamaño del molde de la gofrera, así cuando doblemos la masa tendremos el tamaño adecuado con el relleno dentro. Extiende la masa del gofre sobre el papel, pon crema de chocolate en una mitad sin llegar a los bordes. Dobla el papel y aplasta los bordes para que queden pegados como si fuese una empanadilla rectangular. Cuando la gofrera esté caliente coloca la masa, cierra la gofrera y deja cocinar durante dos o tres minutos.  Sacar y dejar enfriar un poco sobre una rejilla.


Aunque resulte extraño los rellenos nos gustaron mas cuando estaban totalmente fríos.

Como 14 unidades eran muchos para nosotros, dejé parte de las porciones de masa en un taper cerrado en el frigorífico y los hice pasados tres días, los tomamos con helado y caramelo. Sandra comenta que las porciones se pueden congelar.


En cuanto encuentre azúcar perlado pruebo la otra receta.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Mantequilla de cacahuete

Cuando tienes el recuerdo de un sabor y pasa mucho tiempo supongo que se idealiza, eso me ha pasado a mi con la mantequilla de cacahuete.
Yo era muy pequeña cuando una tía que trabajaba con americanos trajo un bote de mantequilla de cacahuete a casa, no la habíamos probado nunca y a mi me encantó. Teniendo en cuenta que yo comía fatal fue una novedad que algo me gustara. Pero era un producto que no se encontraba en las tiendas españolas así que pasaron muchos años antes de volver a probarla.
La siguiente vez que la probé fue porque El Corte Ingles hizo una feria americana, la encontré allí y no pude resistirme. La desilusión fue total eso no sabia ni parecido.
Desde entonces he ido comprando cada vez que encontraba una marca o tipo diferente pero ha sido un chasco tras otro.

En los botes pone los ingredientes - incluida la tan odiada grasa de palma - pero las recetas que encontré son realmente simples, solo necesitaba cacahuetes tostados sin sal y dependiendo de la receta algo de aceite vegetal, azúcar, sal, miel y una buena picadora o robot de cocina.

Y probé



Solo puse cacahuetes tostados sin sal, y cuando estaban bastante picados añadí una cuchara de azúcar molido y una pizca de sal, seguí triturando y el resultado era mucho mas parecido a mi recuerdo que ninguna de las comerciales.

Con una bolsa de cacahuete tostado sin sal con cascara de 400 gramos salió para llenar un tarrito de los de paté.




Quizá un poco mas líquida estaría mejor, pero no me dió tiempo jajaja

Se acabó buscar, cuando tengo antojo la hago y sé lo que como.