jueves, 5 de abril de 2018

Bizcocho genovés y crema diplomática

Esta es la tarta que hice para el cumple de mi padre, el pasado 17 de marzo,
ahora están muy de moda las tartas con forma de número o letra profusamente decoradas con base de hojaldre o galleta, pero quería algo mas blandito, suave, tradicional con sabores conocidos, ademas el 17 de marzo nevaba en Madrid mientras la hacía y preferí dar protagonismo al número antes que a la decoración.
Mis hijos hicieron "la otra tarta" donde pinchar 80 velas, aunque dejaran sin resuello a su abuelo de tanto soplar, la verdad es que tardamos mucho mas en encenderlas todas que el abuelo en apagarlas.


Para preparar la tarta hice tres planchas de bizcocho genovés, del mismo tipo que utilizo para hacer brazos de gitano.
Como relleno una crema que tiene mucho éxito en la familia se trata de crema pastelera y nata, que la hice una vez por probar y mucho tiempo después me enteré que tiene nombre, esa variación de crema pastelera se llama crema diplomática.
Humedecí ligeramente el bizcocho con un vaso de zumo de melocotón y uva ( de brik marca blanca) y un poco de azúcar glace para rematar.
A todos nos gustó y los que habían reservado suficiente hueco para el postre incluso repitieron, pero claro ya sabía que con este conjunto apostaba sobre seguro.

Ingredientes para cada plancha de bizcocho genovés
3 huevos
90 gramos de azúcar
50 gramos de harina de trigo
40 gramos de almidón de maiz (maizena)
1 pizca de sal
1/2 sobre de azúcar vainillado

Preparación
Batir los huevos con los azúcares en batidora hasta que blanqueen y tripliquen el volumen, mientras suben añadir la pizca de sal.
Sacar el batidor e ir añadiendo las harinas previamente mezcladas y tamizadas poco a poco e integrarlas a mano con una lengua y movimientos envolventes para que no baje la mezcla.

Poner sobre una bandeja de horno un papel de horno untado de mantequilla o una lámina de teflon. Extender la mezcla sobre la superficie dejándola mas o menos igualada.

Hornear 12 minutos en horno precalentado a 180º


Ingredientes para la crema diplomática
250ml leche entera fresca a temperatura ambiente
2 huevos a temperatura ambiente
1/2 sobre de azúcar vainillado
65 gramos de azúcar
20 gramos de maizena

400 nata para montar
2 cucharadas de azúcar glace

Preparación
Empecé haciendo la crema pastelera el día anterior para que cogiese cuerpo. Para hacerla pongo en una jarra de pirex de un litro la leche, los huevos, los azúcares y la maizena y meto la batidora hasta que esta bien homogéneo, por si acaso lo cuelo. En la misma jarra lo meto en el microondas un par de minutos a temperatura media, lo saco y lo bato un poco a mano, lo vuelvo a meter y lo pongo otro par de minutos al máximo, lo saco y lo vuelvo a batir, si veo que me están quedando grumos meto la batidora eléctrica. Lo pruebo y según vea lo meto algo mas en el micro o si creo que ya está lo pongo un film de plástico para que no cree corteza y lo dejo enfriar, primero sobre la encimera y después al frigo durante toda la noche.

Para montar la nata meto el bol metálico de la batidora en el congelador durante 10 minutos, así me aseguro que se montará bien.

Para hacer la crema diplomática mezclo a partes mas o menos iguales crema pastelera y nata montada, con una lengua y movimientos envolventes. 
Si la crema pastelera esta muy dura, antes de mezclarla con la nata la vuelvo a batir con la batidora eléctrica.

Montaje
Hacer en papel las plantillas de los números. 
Cortar las planchas de bizcocho genovés con un cuchillo siguiendo las plantillas. 


Humedecer el bizcocho con el zumo de melocotón o el almíbar que nos guste.
Poner una capa generosa de crema diplomática entre las capas de bizcocho.
Adornar con un poco de azúcar glace.



Si la dejamos unas horas en el frigo coge mas cuerpo, pero se puede consumir casi inmediatamente.



miércoles, 14 de febrero de 2018

Tarta corazón de chocolate blanco y queso

En multitud de ocasiones he visto la receta que anda por la red de la tarta japonesa de tres ingredientes, pero no la había hecho nunca.

Cuando entre las cosas que encontré al poner algo de orden había una tableta de chocolate blanco por la que había pasado un verano y estaba blanquecina por fuera;  y en el congelador una tarrina de mascarpone pensé que había llegado el momento de probar suerte.

La verdad es que no me gusta congelar quesos en crema porque otras veces cuando los he descongelado se quedan como granulados y no me dan confianza, pero esta vez al descongelarlo estaba cremoso, así que me decidí también a usarlo.

Puestos a probar suerte la hice en el microondas y quedó rica de sabor y de textura muy parecida a los flanes de requesón, por la proximidad a SanValentín corté una porción con forma de corazón y le añadí mermelada de frutos del bosque que tiene un punto ácido como contrapunto a la propia tarta que queda excesivamente dulce para mi gusto.


Ingredientes
200 gramos de chocolate blanco
200 gramos de queso mascarpone
4 huevos L
Mermelada para decorar

Preparación
Fundir el chocolate al baño maría o en el microondas, removiendo bien y con cuidado  porque el chocolate blanco se quema fácilmente. Reservar hasta que esté templado.

Cascar los huevos, separando las yemas y las claras.

Montar las claras.

Unir y batir el chocolate fundido, las yemas y el queso.

Añadir las claras montadas poco a poco y con movimientos envolventes a la mezcla.

Forrar un recipiente apto para el microondas con papel de horno y verter la mezcla.

Poner el microondas en la potencia mas baja superior a descongelar durante 4 minutos, esperar un minuto y poner otros 4 minutos mas.

Cuando enfríe un poco desmoldar con cuidado y quitar el papel.

Cuando esté completamente frío, mejor si ha pasado unas horas o una noche en el frigorífico adornar con mermelada, también se puede servir tal cual pero como os he comentado para mi es excesivamente dulce y el toque ácido de la mermelada hace buena pareja.


A mi "Valentín" que es golosón le ha gustado mucho.