viernes, 29 de diciembre de 2017

Paletillas de cabrito con patatas

Es en fiestas navideñas cuando el cabrito, el cochinillo y el cordero son mas típicos. En casa la verdad preferimos comerlos en cualquier otra época del año y generalmente en fin de semana cuando podemos disfrutarlo en familia.
Estás fotos son de hace casi dos meses, cuando las compartí en Instagram.
A finales de verano mi madre me pasó dos paletillas de cabrito que tenía en el congelador, ya conocéis mi aversión al horno en verano y lo larguísimo que ha sido el verano este año así que se pasaron otro par de meses en mi congelador hasta que las cociné.



Ingredientes
Cabrito, en mi caso dos paletillas
Patatas pequeñas
Limón
Sal
Romero
Tomillo
Pimienta negra en bolitas
Laurel
Aceite de oliva
Vino blanco, medio vaso aproximadamente

Preparación
Encender el horno a 180º

Como las patatas las cocino con piel hay que lavarlas muy bien, yo las froto con un cepillo.
Cortar las patatas en trozos grandes y ponerlas en un bol, espolvorear con un poco de romero, tomillo, sal gruesa y un chorrín de aove, reservar.



Frotar con limón las paletillas, (no es imprescindible pero me gusta así) y salar.

En una bandeja de horno poner las paletillas, espolvorear un poco de romero y tomillo, unas bolitas de pimienta negra, una par de hojas de laurel y volcar el bol de patatas aliñadas.



Colocar la bandeja en el centro del horno precalentado a 180º

Cuando lleva unos 30 o 40 minutos doy la vuelta a las paletillas y riego con vino blanco.

Horneo otros 10 o 15 minutos y pincho la carne, si veo que está muy blanquita, subo la bandeja un poco para que coja color.

Tanto al cordero como al cabrito me gusta ponerles "hierbas de campo" como romero y tomillo porque me parece que es como mejor queda.

Era carne muy tierna y creo que no estuvieron en total ni 50 minutos en el horno a 180º. `pero como digo siempre cada horno es un mundo y el mío va completamente a su bola, por lo que tengo que pinchar y vigilar mucho para conseguir un buen punto en la comida.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Galletas de mantequilla y mermelada

La vida me tienta, mira que no saco la mantequilla del frigo para que esté dura y no pueda hacer galletas, pero entonces encuentro una receta de galletas que se hacen con la mantequilla recién sacada de la nevera......

Estaba trasteando por internet la semana pasada y encontré esta receta de Alma, daba la casualidad que tenía unos botecitos chiquitines de mermeladas de varios sabores y cuando ví que se hacía con la mantequilla fría no pude resistirme.



No hice la receta exactamente igual porque prefería hacer un envase entero de mantequilla que es de 250 gramos, total si salían algunas mas no pasaba nada, y porque yo a casi todos los dulces les pongo un pellizco de sal y algo de vainilla. A continuación os pongo como las hice yo.

Ingredientes
375 gramos de harina de trigo
250 gramos de mantequilla fría cortada en cubitos
125 gramos de azúcar blanca
1 huevo L
una pizca de sal
Esencia de vainilla
Mermeladas variadas (melocotón, naranja amarga, arándanos, fresa...)

Preparación
En la receta de Alma dice de poner todos los ingredientes (menos la mermelada claro) en la picadora con las cuchillas para obtener algo similar a un crumble. Mi picadora es chiquitilla y no iba a caber todo ni de co.. así que batí un poco el huevo y puse la mitad del huevo y de cada ingrediente a ojo en la picadora. Después mezcle lo de las dos tandas en un bol a mano e hice una bola.

Para que me quedasen todas las galletitas iguales y chiquitillas, pesé a trocitos de 12 gramos. Salieron 65 minigalletitas.


Después bolee las galletas, las aplasté un poco para dejarlas de 1cm aproximadamente, con el mango de una cuchara de madera hundí el centro y puse un pegotín de mermelada.

Puse en la bandeja de horno una lámina de teflón para que no se pegasen y horneé en horno precalentado a 180º durante 10 a 12 minutos.

Las dejé enfriar en una rejilla y listas.

Están buenas no buenísimas son tiernas, blanditas (supongo que por el punto de horno) no son muy vistosas porque no quedan lisas ni iguales pero son deliciosas.

Las hice tan pequeñas porque prácticamente un tercio de la galleta es mantequilla  y así cada galletita tiene "solo" 4 gramos.

La zona de mermelada se queda pegajosa, para guardarlas en una lata puse papel de horno entre cada capa de galletas.