miércoles, 16 de agosto de 2017

Mantequilla de cacahuete

Cuando tienes el recuerdo de un sabor y pasa mucho tiempo supongo que se idealiza, eso me ha pasado a mi con la mantequilla de cacahuete.
Yo era muy pequeña cuando una tía que trabajaba con americanos trajo un bote de mantequilla de cacahuete a casa, no la habíamos probado nunca y a mi me encantó. Teniendo en cuenta que yo comía fatal fue una novedad que algo me gustara. Pero era un producto que no se encontraba en las tiendas españolas así que pasaron muchos años antes de volver a probarla.
La siguiente vez que la probé fue porque El Corte Ingles hizo una feria americana, la encontré allí y no pude resistirme. La desilusión fue total eso no sabia ni parecido.
Desde entonces he ido comprando cada vez que encontraba una marca o tipo diferente pero ha sido un chasco tras otro.

En los botes pone los ingredientes - incluida la tan odiada grasa de palma - pero las recetas que encontré son realmente simples, solo necesitaba cacahuetes tostados sin sal y dependiendo de la receta algo de aceite vegetal, azúcar, sal, miel y una buena picadora o robot de cocina.

Y probé



Solo puse cacahuetes tostados sin sal, y cuando estaban bastante picados añadí una cuchara de azúcar molido y una pizca de sal, seguí triturando y el resultado era mucho mas parecido a mi recuerdo que ninguna de las comerciales.

Con una bolsa de cacahuete tostado sin sal con cascara de 400 gramos salió para llenar un tarrito de los de paté.




Quizá un poco mas líquida estaría mejor, pero no me dió tiempo jajaja

Se acabó buscar, cuando tengo antojo la hago y sé lo que como.



martes, 27 de junio de 2017

Brazo de gitano relleno de nata, nueces y mermelada de fresa

Hacía un montón de años que no hacía brazo de gitano, después de varios intentos con un sabor muy rico pero con un aspecto regulero pensaba que no merecía la pena el esfuerzo. Por eso me ha sorprendido lo facilísimo que me ha resultado esta vez, estoy deseando tener excusa para repetir receta.


Ingredientes

Para el rollo:
4 huevos
120 gramos de azúcar
120 gramos de harina
1 cucharadita de esencia de vainilla
1 pizca de sal

Para el relleno
300 ml de nata de montar 35.1% MG
2 cucharadas de azúcar glace
200 gramos de mermelada de fresa
50 gramos de nueces peladas

Preparación

Batir los huevos con el azúcar en batidora hasta que blanqueen y tripliquen el volumen, mientras suben añadir la esencia de vainilla y la pizca de sal.
Sacar el batidor e ir añadiendo la harina tamizada poco a poco e integrarla a mano con una lengua y movimientos envolventes para que no baje la mezcla.

Poner sobre una bandeja de horno un papel de horno untada de mantequilla o una lámina de teflon. Extender la mezcla sobre la superficie dejándola mas o menos igualada.

Hornear 13 minutos en horno precalentado a 180º

Sacar la bandeja del horno, poner un papel del horno sobre el bizcocho y dar la vuelta. Quitar el papel con el que se horneó y enrollar con el papel nuevo. Mantenerlo enrollado y esperar a que enfríe.

Meter el bol de la batidora en el congelador para que esté muy frío y sea mas sencillo montar la nata.

Montar la nata, cuando este a medias añadir el azúcar y seguir batiendo.

Extender una capa de mermelada de fresa sobre el bizcocho, sobre la mermelada extender una capa generosa de nata y repartir unas nueces troceadas. Al repartir el relleno no llegar al borde porque al volver a enrollar el bizcocho se saldría.

Enrollar de nuevo el bizcocho y mantenerlo firme, Dejarlo reposar un rato en el frigorífico envuelto en el papel de horno para que no se reseque.

Cortar los extremos para igualar y mejorar el aspecto. Espolvorear con azúcar glace y servir.




martes, 30 de mayo de 2017

La alegría del orden en la cocina

Hace tiempo que la cocina se me fue de las manos, primero invadió el salón , siguió por el trastero y el tendedero. Cuando empecé a meter cajas con cortadores de galletas en un armario ropero me dije, hasta aquí, no compro ni un cachivache mas.
Tener "la cocina" desperdigada hace que cada vez que quiero cocinar algo especial tenga que recorrer toda la casa buscando las herramientas e ingredientes que lleva, con la pereza que me da eso.
Se que tengo que poner orden, deshacerme de lo que hace años que no uso y recuperar espacio libre, pero me cuesta horrores tirar nada, siempre le encuentro un posible uso alternativo futuro y así no hay manera.

Hace un mes descubrí un libro con un titulo que prometía:
"La alegría del orden en la cocina"
y me dije lo necesito, tengo que leerlo ya.



Quien crea que es un tratado mágico para conseguir una cocina de revista se equivoca. 

Roberta Schira nos hace reflexionar sobre lo que representa la cocina y todo lo que ocurre en ella; de como el orden/desorden de nuestra cocina puede afectar a nuestras relaciones y lo que nuestra cocina dice de nosotros.

Es significativo que según la autora "la única conditio sine qua non para empezar bien sea: En la cocina solo manda uno y que el subtítulo del libro sea Cambia tu vida desde el alma de tu casa. Tu tomas el mando de tu cocina, tu tomas el mando de tu vida, ordenas tu cocina, ordenas tu vida. 

A través de sus páginas te sentirás identificado en uno o varios de sus grupos de personas el de la manzana, los ardillas, los previsores, los vagos... y de sus cocinas. Verás su forma de organizar la cocina asignando a las áreas de la cocina las áreas emotivas de los cuatro elementos: Tierra, Aire, Agua y Fuego. Su despensa básica, sus utensilios imprescindibles orientado a una cocina italiana mediterranea y que con pocas variaciones podemos aplicar a la española.

En palabras de la autora "Más que un conjunto de normas os he indicado un camino" y así es salvo la primera norma ( y para mi única norma) "en la cocina solo manda uno" no hay nada rígido ni inamovible en el libro y cada uno puede interpretarlo a su manera.

No es el libro que esperaba para ordenar pero es un buen libro para reflexionar.

domingo, 28 de mayo de 2017

Hoy aperitivos sin gluten

El 27 de mayo se celebra el día del Celiaco, no soy yo mucho de celebraciones, los celiacos tienen que comer todos los días, pero supongo que la celebración sirve al menos para dar visibilidad a los que se enfrentan día a día a una sociedad en la que no poder consumir gluten resulta realmente caro.

Mi deseo es que pronto sea igual de caro y sabroso comer pan, pasta, bollería, cerveza y demás productos con o sin gluten.


En otras ocasiones os he hablado de productos Maheso sin gluten que habíamos comido en casa y nos habían gustado:




Hoy os presento los últimos que hemos probado:

 Los bocaditos York&Queso


y las Croquetas de pollo asado


tan recomendables como todo lo de Maheso.

Ójala pronto haya muchas mas variedades aptas para todos y con tan buen sabor.

viernes, 26 de mayo de 2017

Boquerones en vinagre

Me encantan los boquerones en vinagre, si ya se llevan ajo y a mi no me gusta el ajo.....vale, pero es como el chorizo, que lleva ajo y me gusta. En honor a la verdad yo no me como el ajito picado de los boquerones pero aún así saben.
Desde niña he visto boquerones en vinagre en casa prácticamente todas las semanas y es que a mi madre le salen de lujo. No están blanduchos, ni resbaladizos, ni salados, ni fuertes y la quedan blancos blanquísimos. Además son muy fáciles de hacer aunque entretenidos si no te los limpian en la pescadería.


Ingredientes
1 kilo de boquerones
1/3 litro de vinagre de vino blanco
1 cucharada de sal gorda unos 20 gramos

Ajo fresco picado
Perejil fresco picado
Aceite de girasol

Preparación
Quitar la tripa, espinas y cabeza de los boquerones dejando solo los lomitos. Lavar muy bien, pero muy bien, pero requetebien con agua fría y dejarlos sumergidos en agua fría, cuando lleven un rato cambiar el agua. E ir cambiando el agua tantas veces como creamos hasta que el agua se mantenga limpia. Escurrir y reservar.

Deshacer la cucharada de sal gorda en el vinagre y sumergir los boquerones limpios dentro. Si el liquido no es suficiente para que queden cubiertos poner un poco mas de vinagre.


Guardar en el frigo unas horas, yo al menos los dejo toda la noche.

Escurrir y colocarlos en recipientes para congelar. 
A mi me gusta ponerlos en varios y así cuando los saco se descongelan mas rápido y los gasto de una vez.


Descongelar sobre papel de cocina para que pierdan el exceso de humedad.


Colocar en capas como si fuese lasaña intercalando boquerones, perejil picado, ajo picado y chorrito de aceite; acabando con ajo, perejil y aceite. 


Nosotros ponemos aceite de girasol porque si ponemos de oliva al guardar en el frigo se solidifica, no pasa nada pero tienen mejor aspecto con el aceite líquido.
Si no los comes de una vez en el frigorífico aguantan semanas sin problemas.

Buenísimos es decir poco, esta tarde me los meriendo en bocadillo con una clara a ver si soporto mejor este calor de mayo.

martes, 9 de mayo de 2017

Lasaña Boloñesa Maheso lista en 45 minutos

Da igual que tenga o no ganas de cocinar, a la hora de comer soy la responsable de que la comida esté preparada.

Con la lasaña Boloñesa de Maheso tengo la comida lista solo hay que precalentar el horno a 220º, hornear a media altura durante 45 minutos y al final mientras pongo la mesa 5 minutos a gratinar.


No hace falta vigilar queda perfecta.


Este formato de kilo da para cuatro raciones aunque mis dos hijos son capaces de terminarla sin problema, por eso aprovecho que queda sitio en el horno para hornear también unos canelones de marisco que son los favoritos de mi marido.


 Con la llegada del buen tiempo  confieso que disfruto mucho mas hurgando mi macetohuerto que en la cocina y cuando empiezo a remover tierra se me pasa el tiempo volando, por eso me viene tan bien tener lasaña en el congelador.



jueves, 2 de febrero de 2017

Cazón en adobo, bienmesabe, tintorera

Tiene mil nombres y en cada casa se prepara el adobo de una forma, con su punto particular, después de probar varias recetas he ajustado una a nuestro gusto mas suave.
Al menos dejo la tintorera en el adobo 12 horas, pero he llegado a tenerla tres días y seguía estando con el punto de sabor que nos gusta.

Ingredientes
1/2 kilo de tintorera, cazón...
2 dientes de ajo
2 hojas de laurel
1 cucharadita de postre de pimentón dulce
1/2 cucharadita de postre de orégano
1/2 cucharadita de postre de comino molido
1 vaso pequeño de vinagre blanco de vino
1 vaso pequeño de agua
1 cucharadita de sal gorda

Harina de trigo para rebozar
Aceite para freir


Preparación
Cortar el pescado en trozo pequeños. Yo los corto en dados de 1.5 cm aproximadamente.
Machacar con la hoja del cuchillo en plano los dos dientes de ajo sin pelar.
Partir en dos o tres trozos las hojas de laurel.
Poner los ingredientes del adobo en el recipiente en que vayamos a adobar el pescado y remover ligeramente. Yo utilizo un taper de cristal, así lo tapo y va directamente al frigo.
Meter los trozos de pescado en el adobo. Si no quedan cubiertos de líquido, añadir agua y vinagre a partes iguales hasta que lo cubra.


Guardar en el frigorífico al menos 8 horas. Yo prefiero que está al menos un día o dos.
Escurrir el pescado y apretar cada trocito lo mas posible para que salga todo el líquido. Se puede apretar cada trozo sin miedo, no se deshace ni se rompe.


Pasar por harina y freir en aceite caliente.


Sacar sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y a comer.
A mi me gusta tal cual calentito, pero algunas veces pongo ali-oli para mojar.


Es una receta muy sencilla que siempre queda bien, según tus gustos puedes aumentar o disminuir las cantidades de los ingredientes en el adobo. El gusto del ajo es muy sutil ( a mi no me gusta el ajo y me encanta este adobo) si os gusta mas potente podéis poner mas dientes de ajo.