martes, 23 de abril de 2013

Pimientos ahumados deshidratados

Hace unas semanas recibí una bolsa de pimientos ahumados deshidratados.


Vais a creer que soy una exagerada pero el descansillo y el ascensor olían a leña cuando los trajo el mensajero, yo creo que al señor le inquietaba el contenido del paquete y debió intentar saber lo que era a base de machacarle, con lo que cuando abrí el paquete estaban todos hechos cachitos.



No hay problema el sabor es el mismo y no se utilizan enteros, se pone un trozo por ración para que al servir el plato a cada uno le toque un trocito. En mi caso pondré varios trocitos, mejor mas aroma y sabor soltarán.
En esta foto dos que sobrevivieron.



Estos pimientos ahumados deshidratados son de la variedad "jaranda", muy adaptados a la Comarca de la Vera y Valle de Alagón en Extremadura. Es un pimiento dulce de forma alargada y cónica por eso también se le conoce como "cuerno de cabra". Todo el proceso de siembra, cultivo, recolección manual y selectiva, ahumado y envasado, se realiza desde hace varias generaciones de forma tradicional.

Es un producto vegetal, sometido a una deshidratación parcial con un aroma muy peculiar que le imprime el ahumado lento a base de leña de encina, alcornoque o roble.

El envío se realiza al vacío en recipiente opaco. Para mejor conservación una vez abierto el envase, guardar en un recipiente hermético y opaco, para prolongar al máximo sus cualidades.

Si estáis interesados podéis conseguirlos aquí, por un precio muy ajustado podemos disfrutar de un condimento totalmente artesanal, sin aditivos ni conservantes que dará a nuestros platos un sabor tradicional.






1 comentario:

  1. Es como volver a la cocina de las abuelas!
    (y me he reído mucho con la historia del repartidor, jeje)

    ResponderEliminar